11/6/08

El Maquinista de la General



The GeneralBuster Keaton & Clyde Bruckman, 1927, EEUU, Buster KeatonMarion Mack.

Actualmente reconocida como la mejor película de Keaton cuando se estrenó obtuvo un fracaso de público y crítica que supuso la pérdida de la libertad creativa de la que el genial cómico había gozado hasta ese día y, consecuentemente, el principio del fin del gran cineasta.

Basada en hechos reales (un grupo de soldados de la Unión se infiltraron en las lineas confederadas durante la Guerra de Secesión para robar un tren siendo apresados y ejecutados y, por cierto, la Disney también adaptó este acontecimiento en la década de los 50) pero cambiando la perspectiva y el final de la historia (aquí el protagonista es un sudista y todo termina con final feliz) y contando con un alto presupuesto (la escena del puente y el descarrilamiento del tren es la más cara de la historia del cine mudo) combinado con  afán perfeccionista respecto a la recreación histórica y a la integración de los innumerables gags en la trama, The General nos presenta a un empleado ferroviario al que su novia (Annabelle Lee, clara referencia a Poe) convence para alistarse en el ejército confederado al estallar la Guerra Civil. Pero a Johnny Gray lo rechazan argumentando que puede ser más válido para la Confederación en su actual puesto de trabajo. Así, rechazado por el ejército y por su novia que cree que es un cobarde, nuestro héroe se ve envuelto en una absurda persecución: la que él mismo emprende cuando roban su otro amor (la locomotora que él conduce de manera habitual bautizada como The General). Asistimos a partir de entonces a una película con un sentido del ritmo portentoso, una minuciosidad en el desarrollo del gag en conjunción con el argumento insuperable y a la exposición de una gesta épica en clave de comedia de un personaje guiado por una determinación extrema, tanto humana como poética expresada a través del amor que siente hacia la locomotora y, sobretodo, hacia Annabelle.

Esta película de persecuciones perfectamente simétrica (se trata de una persecución de ida y vuelta con variaciones en los gags siempre presentes) quizás no sea la más divertida de Buster Keaton (uno se rie más con 7 Ocasiones, El Colegial o El Moderno Sherlock Holmes), ni la más emotiva si la analizamos por partes pero si la consideramos en conjunto es la obra más completa de Keaton, puede que por ello para el genial Cara de Palo sea su mejor película.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada