29/7/08

El Héroe del Río



Steamboat Bill,Jr, Charles Reisner, 1928, EEUU, Buster KeatonErnest TorrenceMarion Byron.

El Héroe del Río, coescrita, codirigida y coproducida por el propio Keaton, aunque únicamente aparece acreditado como actor, constituye una clara muestra del talento del genial cómico y es la última película independiente que realizó puesto que su siguiente film (The Cameraman) ya fue rodado bajo el manto de la Metro, situación que le privó de la libertad creativa de la que siempre había gozado y que supuso el principio del fin de "Cara de Palo".

Ejemplo paradigmático del "slapstick" que tanto dominaba KeatonSteamboat Bill, Jr está repleta de gags y acrobacias imposibles que él mismo realizaba, pese al riesgo físico que entrañaban, además de una delirante parte final que se desata con un tornado. Es precisamente este fenómeno natural el que da pie (al igual que sucede en Siete Ocasiones, si bien en este caso es una surrealista persecución el detonante) a una segunda parte del film perfectamente medida y organizada en la que se condensan la mayor parte de peripecias del personaje interpretado por el cómico.

En la primera parte de la película, más pausada, en la que se nos ofrece la presentación de los personajes, del pueblo y demás, vemos como un enclenque y lechuguino William Canfield, Jr llega a un pueblecito ribereño del Mississippi en el que vive su padre, hombretón rudo y tosco, patrón de un barco y al que no ve desde su infancia. Decepcionado el progenitor con el aspecto y las maneras de su hijo intenta obligarlo a cambiar (destacable es la escena en la sombrerería), por supuesto, sin conseguir su objetivo.

Por otro lado, los problemas se le acumulan a Bill padre puesto que su negocio no puede hacer frente a la competencia que tiene con un moderno barco de vapor propiedad de John James King, su acérrimo rival quien también tiene una hija a la que Bill hijo ha conocido en la universidad y de la que está enamorado. Y, sirviendo la excepción a la regla, aquí Keaton sí tiene el amor correspondido de la chica desde el principio y aquello por lo que tendrá que luchar es por ganarse el respeto de su padre y porque éste supere las diferencias con el progenitor de su novia, conformándose el film como una revisión lejana de Romeo y Julieta.

Tras unas peripecias por las que pasa Keaton para poder ver a su novia a escondidas que acaban con el choque de los barcos de los padres y el encarcelamiento de Bill Sr., llega el tornado a la ciudad, dejando paso a un espectáculo en el que las escenas cómicas están construidas de manera sublime y entre las que destaca una de las imágenes icónicas del cine: la fachada de la casa que le cae encima a Keaton, el cual, impasible, sale ileso al coincidir su posición con la de una ventana que quedó abierta...resaltar que la fachada es parte de un edificio real con lo cual se deduce el importante riesgo físico que el cómico corrió en el rodaje de esta famosísima escena.

Casas que se mueven, árboles arrancados y un sinfín de anécdotas salpican esta dinámica parte final en la que Buster Keaton demuestra su conocimiento técnico del cine y sus extraordinarias dotes de cómico y acróbata con una soberbia planificación y unas asombrosas piruetas y es que incluso hay escenas en las que actúa atado con un cable a una grúa...en fin, Keaton siempre es buena excusa para acercarse al cine mudo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada