28/5/08

El Fantasma de la Ópera


The Phantom of the OperaRupert JulianEdward Sedgwyck, 1925, EEUU, Lon ChaneyMary Philbin, Norman Kerry.

Sólo por el momento en que ella desenmascara al Fantasma vale la pena verla, además de por Lon Chaney quien diseñó su propio maquillaje (al igual que en su anterior película El Jorobado de Notre Dame) y por los escenarios, sobretodo los de las catacumbas-sótano de la Ópera con todas sus trampas.

Adaptación de la excelente novela de Gastón Leroux que mezcla aventuras, misterio, terror y romanticismo, producida por Carl Laemmle, la dirigió Rupert Julian en principio pero tras su pobre preestreno, éste renunció y el proyecto se puso en manos de Sedgwyck e incluso Chaney llegó a participar co-dirigiendo algunas escenas. Finalmente la Universal decidió quedarse con el tercer montaje al que en 1929 añadió diálogos y efectos de sonido y nuevas escenas (como Chaney ya no trabajaba para la productora su voz la puso un actor de la compañía).

Germen de los clásicos de terror de principios del sonoro que produjo la Universal (DráculaFrankenstein) y parábola del mito de Fausto, la historia acaba decayendo y pierde toda la fuerza del libro pero se salva por algunos momentos brillantísimos como los ya mencionados, (en especial una de las imágenes más famosas de la historia del cine: la primera vez que aparece la cara de Erik) o la escena del baile de máscaras inspirada en Poe y Su Máscara de la Muerte Roja (rodada en una técnica primitiva de Technicolor), la del Fantasma vigilando suspendido en la estatua a los enamorados en el tejado y la de la caída de la araña en plena representación, así como el momento final de la persecución del infortunado Erik por parte de la muchedumbre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada