23/5/08

Avaricia


Greed, Von Stroheim, 1924, EEUU, Gibson GowlandZasu PittsJean Hersholt.


Von Stroheim nos desvela la naturaleza humana en esta obra maestra mutilada por intereses económicos del estudio MGM de la que existe una versión restaurada a partir de fotos de la producción, que se intercalan con continuidad en la cortada "versión original", realizada por Rick Schmidlin en 1999 y que llega a las casi 4 horas de duración, lejos aún del montaje original de Von Stroheim de más de 9 horas y que pretendía hacer una adaptación literal de la novela en que se basa (Mc Teague, de Frank Norris) pero que, no obstante, nos permite observar el duro retrato de la condición humana que esboza el director de origen austriaco en unas antológicas escenas como la de Trina contando las monedas mientras ella y su marido Mac Teague viven en las más absoluta pobreza, la misma Trina acostándose y acariciando su dinero en la cama,  escamoteándole el cambio a Mc Teague cuando va a comprar carne (la más barata, por supuesto) o preocupada por saber de donde habrá conseguido el dinero para emborracharse su marido tras una violentísima discusión ambos. La visceralidad y virulencia de las peleas entre los otrora amigos Marcus y Mc Teague (en especial la que se produce cuando van de pic-nic), originadas en la evolución psicológica del primero a lo largo del film, se reflejan a la perfección y constituyen unos momentos de tensión brutales. El proceso de enamoramiento de Mc Teague también destaca,  sobremanera cuando se queda a dormir sólo en la habitación de Trina y cuando realiza una limpieza de boca en su consulta a su amada). Eestamos ante, por un lado, una obra de arte imprescindible que nos alumbra con un rayo de esperanza en la relación del Sr.Grannis y la Srta.Baker, dos personajes que encuentran el amor en su madurez, sin esperarlo ya y, por el otro, ante el caso más paradigmático de película perdida en la historia del cine (Von Stroheim a instancias del estudio consintió en intentar reducir el metraje hasta las 3 horas largas pero los productores se negaron y consiguieron hacerse con el control del film y, a pesar de la oposición del director, dejarla en 2 horas y 20 minutos...el resto se destruyó por un conserje que creyó que no tenía ningún valor al estar almacenada de cualquier manera).

Cabe destacar el fracaso de público y crítica que cosechó (al menos a Mayer y a Thalberg no les salió bien la jugada ni aun así) y la leyenda de su más que costoso rodaje (en tiempo y en dinero) ya que Von Stroheim empeñado en una adaptación fiel (en el sentido literal del término) del libro, rodó en integridad en los escenarios donde se desarrolla la acción de éste: San Francisco, Death Valley, llevándose todo el equipo técnico y humano para allá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada