1/8/11

Fantasía



Fantasia, Ben Sharpsteen (Supervisor), 1940, EEUU.

El primer largo animado en color de la historia, Blancanieves y Los Siete Enanitos, fue conocido como la "locura Disney" durante su larga producción pero su espectacular éxito permitió sufragar la siguiente idea de DisneyPinocho, y este auténtico atrevimiento que es Fantasía. El vivero de las Sinfonías Tontas, aquellos cortos animados que la Disney realizaba en los años 30, sirvió para experimentar con la "síncresis" (asociación entre un sonido y un hecho visual sin ninguna relación entre ellos de tal modo que se produce la sincronización música-objeto) que concluye de alguna manera en Fantasía: varios segmentos animados independientes pero relacionados con distintas piezas de música clásica cada uno de ellos. Algo como se puede intuir tremendamente avanzado para 1940.

Tan adelantado estaba el concepto como el medio de llevarlo a cabo pues Fantasía es la primera película de la historia en ser exhibida con sonido estereofónico, toda una experiencia envolvente para la época. Una experiencia visionaria pues únicamente una docena de cines podían reproducirla en los EEUU, tal era la novedad del equipo necesario para su exhibición (bautizado por el propio estudio como Fantasound), un sistema cuyo alto coste de instalación fue obstáculo para la difusión de la película hasta el punto de que al año siguiente de su estreno la distribuidora, RKO, decidió presentarla en versión mono. Si a las dificultades de su divulgación en el momento de su estreno unimos los elevadísimos costes de producción (más de 2 M de dólares) y la imposibilidad de comercializar la obra en Europa a causa de la II Guerra Mundial obtenemos como resultado el parcial éxito del filme, parcial porque las críticas fueron positivas, el público fue a verlo pero no recaudó lo suficiente como para rentar monetariamente...al principio ya que en sus sucesivas reposiciones se constituyó en éxito mundial. Incluso en los 60 se consideró a Fantasía un viaje alucinógeno y la gente la veía bajo los efectos del ácido o la marihuana (imagino que por aquello de la conjunción del color, la música y el dibujo animado).



Por tanto, estamos ante una película que significó una innovación en el campo de la animación, continuando la estela de Blancanieves, pero también en el del sonido con su estéreo que permitía disfrutar de las composiciones de BachTchaikovskyPonchielliDukasMussorgskyStravinskySchubert y Beethoven. Esta revolución se vio coronada con la consecución de dos Oscar especiales, uno para Disney y asociados y otro para el conductor de orquesta Leopold Stokowski. La temeraria "cinesinfonía" en que se convierte Fantasía consta de segmentos desiguales que abarcan desde el clasicismo Disney del Aprendiz de Brujo hasta el sombrío semblante del demonio Chernabog -uno de los malvados de Disney más reconocidos y, sin duda, más siniestros, obra de Bill Tytla- pasando por el divertidísimo ballet de La Danza de las Horas con sus cocodrilos e hipopótamos. Pero también se incluyen una original presentación de la mismísima banda sonora y un segmento con dibujos abstractos para comenzar que ya puede inducirnos a intuir que se inicia una película diferente, muy diferente, y desde luego, no sólo para niños; hecho que se puede corroborar también con el fragmento, acompañado de una versión resumida de La Consagración de la Primavera, de la extinción de los dinosaurios. Aunque la parte prescindible nos viene dada con la Pastoral de Beethoven escenificada con referencias a la mitología griega y que nos recuerda lo peor del estudio (y que además venía servida con controversia por supuesto racismo implícito que dejamos de lado).



El innovador concepto que se llevó a término con la colaboración de un tropel de animadores y que pretende dignificar el campo de la animación bebe del clasicismo Disney pero tomado de las Sinfonías Tontas y no de edulcorados productos posteriores, y se originó en el corto protagonizado por el ratón Mickey, la primera estrella del estudio, personaje que se encontraba en horas bajas respecto a su popularidad. Este segmento concebido como una historia individual del simpático ratón al alcanzar una cifra elevada de costes que dificultaban su rentabilidad económica propició que Disney se decidiera a completar un largometraje con diferentes historias animadas independientes entre sí y acompañadas, como la aventura de Mickey, con una pieza de música clásica. No obstante el intento ya quedó explicado más arriba el inicial tropiezo económico del experimento, fiasco que obligó a Disney a descartar su idea de rehacer Fantasía cada poco tiempo con nuevas historias que se incorporarían a algunas que quedarían fijas en sucesivas versiones. El concepto fue retomado 60 años después con Fantasía 2000, revisión que mantiene el fragmento del Aprendiz de Brujo.

Fantasía es una de las producciones animadas de Disney más curiosas y a pesar de los años transcurridos -puede que en el segmento inicial se note el paso del tiempo y las líneas abstractas parezcan muy arcaicas o simples- o de los altibajos entre sus diferentes historias, su visión es muy recomendable; toda una celebración en la que la animación y la música se dan cita para disfrute de mayores y -algunos- pequeños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada