8/9/10

Mi Tío



Mon Oncle,Jacques Tati,1958,Francia,Jacques Tati,Jean-Pierre Zola,Adrienne Servantie.

Sátira social que se erige en monumento a su adorado cine mudo,Mi Tío pasa por ser la, probablemente,película más conocida de Tati y la más laureada seguro:Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa,Premio Especial del Jurado en Cannes y de la Crítica de Nueva York.Sin duda todo ello demuestra el tremendo impacto comercial del film y hace justicia a la obra de uno de esos genios perfeccionistas que ha dado el cine,autor de obligado visionado para todo aquél que dice gustarle el cine.

Con este filme Tati retoma su alter ego de Monsieur Hulot cinco años después de su primera aparición(Las Vacaciones del Sr.Hulot)y profundiza en su visión de la sociedad y en el despliegue de su técnica cinematográfica:milimétrica,estudiada y con gran atención al detalle;un cine personalísimo,creativo y original que no puede dejar indiferente y que lleva ímplicita una profunda reflexión promovida por un observador privilegiado.En el catálogo Tati juega un papel primordial el uso del sonido:la banda sonora de Frank Barcellini y Alain Romans plenamente funcional e internalizada en la historia(aunque un pelín circense)tiene un rol capital en la exposición y diferenciación de escenarios pero no sólo es fundamental la música sino también los innumerables efectos sonoros que identifican lugares y caracterizan a los personajes siendo el diálogo contingente y secundario,un murmullo de fondo en lo que se cimenta como obra cuasi muda entroncando con los orígenes de mimo en el vodevil de Tati y en la continuación de la tradición "slapstick" de Keaton o Lloyd.Todo un atrevimiento formal para la época y una manera de concebir el cine única.La exuberante utilización del sonido en aras de lo narrado se complementa con tomas largas en las que se pintan auténticos frescos poblados de personajes con entidad propia y en los que coexisten multitud de historias.

Todo en Tati está calculado,quizá por ello tardara tanto en realizar sus proyectos(media docena de largos,algún corto e incursiones en la TV),su obsesión perfeccionista y su profusión de detalles hace imposible comentar su obra sin dejarse nada en el tintero pero aquello que dejó claro fue su visión sobre los efectos de la sociedad de consumo y mecanizada,mirada sobre el mundo patente en Mi Tío,posición que recoge el testigo de Chaplin y su Tiempos Modernos o de Clair con ¡Viva La Libertad!:la riqueza de su técnica nos hace reflexionar con una sonrisa sostenida sobre la deshumanización y la despersonalización del ser humano en una sociedad dominada por el consumo que considera la posesión de bienes materiales la panacea con la que alcanzar la felicidad,sacrificando la comunicación entre personas y las relaciones interpersonales.

Estamos ante un film que nos presenta dos mundos contrapuestos:el viejo y el nuevo,por una parte,el desordenado que vive un Hulot sin posesiones(si exceptúamos su bicicleta)en su finca destartalada situada en un barrio poblado de la más variopinta gente y repleto de comercios y cuyos mimbres son las relaciones comunitarias,en él impera la comunicación y el sentirse vivo y,por la otra,aquél en el que se desarrolla la vida de los Arpel,mediatizado por las apariencias,los artilugios tecnológicos y dominado por lo esteta y superficial confiriéndole al conjunto un tono frío e impersonal,aséptico e incómodo...parece ser que elegimos hace mucho el modo en el que queremos desarrollar nuestra existencia.Diríase que,según Tati,nos sentimos complacidos en seguir las líneas,flechas y marcas en la calzada que nos llevan a nuestro sitio en el aparcamiento,lugar perfectamente delimitado y que nos corresponde aunque los niños y los animales representan la esperanza con su libertad respecto a las convenciones/constricciones de la sociedad.

Película de una sublime puesta en escena que desarrolla los medios narrativos del medio de manera magistral:encuadres,sonido y color y que encierra una reflexión vigente hoy en día.No hay lugar a la duda,Tati detrás de una propuesta de tono amable e irónico nos dirige a una posición incómoda en la que tenemos que razonar y decidir.Puede que la resolución de algunos gags alargados en exceso o el ritmo hagan difícil el visionado del filme para algunos pero Mi Tío es una elección inmejorable para acercarse a la escueta pero importante filmografía de uno de los autores cinematográficos más originales de todos los tiempos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada