8/5/10

Al Rojo Vivo



White HeatRaoul Walsh, 1949, EEUU, James CagneyEdmon O'Brien,Virginia Mayo.

El retorno de James Cagney a la piel de un gángster, tipo de papel que lo catapultó a la fama a principios de loa años 30, supuso su más brillante interpretación para muchos; su construcción de "Cody" Jarrett, un psicópata brutal afectado por una suerte de complejo edípico, ha pasado con todo merecimiento a los anales del Cine.

Desde luego que la interpretación de Cagney es el hecho diferencial del filme que nos ocupa pero éste tiene otras virtudes que lo convierten en muy recomendable: desde la fotografía de Sidney Hickox hasta la curiosa y brillante demostración de las tecnologías empleadas por los agentes gubernamentales que le otorga a la película un cariz semi-documental. Sin olvidar la fiera dirección de Raoul Walsh, uno de esos directores todoterreno que imprimían su sello personal a, prácticamente, todo lo que rodaban: el estilo directo, enérgico y económico de Walsh nos dejó reconocidas obras, en especial en los géneros de acción y aventuras, y una prolífica filmografía que se extiende desde el cine mudo (participó como actor encarnando a John Wilkes Booth en la seminal El Nacimiento De Una Nación, en la que también asistió a Griffith, dirigió la entretenidísima primera versión de El Ladrón De Bagdad) hasta mediados de los años 60.

Esta violenta producción de la Warner que nos retrotrae a principios de la década de 1930 difiere de las primeras películas de gangsters realizadas por este estudio en el enfoque que nos propone sobre el origen de la delincuencia: si bien en El Enemigo Público, por ejemplo, los factores sociales parecen incidir mayoritariamente en el personaje de Tom Powers, en Al Rojo Vivo la principal causa del comportamiento del personaje central interpretado por Cagney es la herencia o carga genética, es decir, el factor biológico (con los antecedentes de demencia en su familia); en cualquier caso, nos encontramos ante una obra interesante que revisita a los gangsters con multitud de elementos "noir" (fotografía, "femme fatale") y que alumbra una de las más extrañas relaciones madre-hijo que se han mostrado en la gran pantalla, además de presentarnos uno de los personajes más emblemáticos de la historia del cine: "Cody" Jarrett, megalómano violento y cruel (es capaz de seguir devorando un muslo de pollo mientras tirotea a un hombre en una escena copiada en varias películas), autoritario, temible y brutal pero, al mismo tiempo, débil (con una enorme dependencia de "Ma" Jarrett demostrada en la sinrazón que domina sus actos y la explosión de violencia que dirige los mismos cuando se entera del asesinato de su idolatrada madre) y humano (dada su complejidad psicológica). Un personaje que domina el filme sobre el del honesto policía, el de la mujer fatal (que en esta ocasión no influye sobre personajes "inocentes", más bien sobre los mismos gangsters) y/o sobre el del lugarteniente ambicioso de la banda. La presentación de la violencia que conlleva alguien como "Cody" es ruda y real en sintonía con el estilo directo, duro y conciso de Walsh y la composición que hace Cagney está llena de pura fuerza y una feroz energía, así que no es de extrañar el climático final en la planta química con la famosa explosión, un final extraordinario, con un vigor narrativo enorme que corona con lógica el perfil psicológico de Jarrett retratado durante el transcurso del filme: inestable y volátil.

En definitiva, Al Rojo Vivo es una buena muestra de cine "noir" o muy cercano a él, con unas notables interpretaciones (aunque Cagney destaca el resto del reparto está estupendo, desde John Archer a Steve Cochran), un ritmo enérgico jalonado de un tono documental en algún momento, un desenlace brillante y unas cuantas escenas que se quedan en la retina del aficionado al cine: el mismo final, el plan del camión/caballo de Troya, el asesinato a sangre fría perpetrado por Jarrett mientras come, con toda la amoralidad del personaje explícita y descarnada, la reacción cuando este se entera de la muerte de su progenitora que avanza todo su desbocado comportamiento posterior, el ataque que sufre "Cody" y la reacción de su madre atendiéndolo y sentándolo en su regazo...actitud definitoria de su relación cuasi-incestuosa, las persecuciones y búsquedas policiales con toda la exhibición de tecnología (sello personal de Walsh)...violento entretenimiento en esta historia inspirada lejanamente en "Ma" Barker y la relación que tenia con la banda de delincuentes Barker-Karpis, integrada por sus propios hijos. Cine sin concesiones, extraordinario Cagney.


No hay comentarios:

Publicar un comentario