27/9/09

El Juez Priest



Judge PriestJohn Ford, 1934, EEUU, Will RogersTom BrownAnita Louise.

Película menor dentro de la filmografía de John Ford, uno de los directores más importantes de todos los tiempos para la inmensa mayoría de críticos y aficionados al cine, este vehículo para el polifacético Will Rogers, uno de los mayores iconos de la cultura popular norteamericana, es la segunda de las tres colaboraciones que bajo el paraguas de la Fox rodaron director y cómico.

Basada en la serie de historias del escritor y periodista Irvin S.Cobb sobre un juez en el profundo sur, la obra traza un lienzo costumbrista irónico e ingenuo y no exento de polémica en el que se observan elementos clave del genio "fordiano: desfile militar, presencia de uniformes, escenas con caballos, relaciones hombre mayor con hombre joven y de la aristocracia con la clase trabajadora o humilde, la Guerra de Secesión, el asunto racial y/o el permiso que un hombre solicita o busca para contraer matrimonio con una mujer. Estas y otras características componen la obra de Ford, cineasta que en esta película deja su sello personal y plasma su innegable sentido poético en la escena en la que el Juez habla con su difunta esposa, siendo, no obstante, un apunte sobre lo que sería capaz de desarrollar más adelante en su fecunda obra cinematográfica.

La inocencia del film queda en entredicho con la presencia de los personajes estereotipados interpretados por Stepin Fetchit (el primer actor de raza negra que se hizo millonario con su profesión) y Hattie Mc Daniel (la primera afroamericana ganadora de un Oscar) que dan origen al presunto mensaje racista que se desprende de la película y a la polémica que conlleva este tipo de debate; sobre esto hay que decir que la escena del intento de linchamiento del sirviente negro Poindexter evitado por el Juez Priest con un discurso visceral fue cortada del montaje final...posiblemente este momento del film aclare conclusiones sobre el asunto y la postura de Ford al respecto. Lo cierto es que Fetchit se llevó el vilipendio generalizado (y en particular desde la comunidad afroamericana) años más tarde, en la década de los 60 y en pleno movimiento por los derechos civiles, por sus composiciones, las cuales, por otra parte, han seguido y siguen reproduciéndose a lo largo de la historia del cine, al respecto se podrían citar infinidad de ejemplos de actores de color que encarnan personajes de este tipo.

Esta película es una obra menor cuya gran virtud es la recreación o creación de la atmósfera de una pequeña comunidad y que está marcada por el esbozado sello personal de su director y su lírica sensibilidad. Y obra no tan menor si nos atenemos a la propia consideración de John Ford sobre la misma y el cariño que le tenía a este personaje vital e irónico (que por cierto le viene como anillo al dedo a Will Rogers quien consigue una gran composición) hasta el punto de retomarlo dos décadas más tarde en El Sol siempre brilla en Kentucky , incluyendo la escena mencionada del linchamiento del personaje interpretado también por Fetchit, y es que ésta también era una de las características esenciales de John Ford: muchos fueron los actores, guionistas y demás miembros del equipo de filmación que trabajaron más de una vez con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada