20/9/10

Al Servicio de las Damas



My Man GodfreyGregory La Cava, 1936, EEUU, William PowellCarole LombardAlice Brady.

Éxito comercial y de crítica, aunque no ganara ninguno y no fuera propuesta para Mejor Película sí fue nominada para media docena de Oscar (cuatro de estas nominaciones en los apartados de interpretación), y, por encima de todo, ejemplo arquetípico de "screwball comedy" y de cine clásico, la sátira social expuesta por La Cava que nos ocupa es una excusa perfecta para acercarse a este cineasta, a este período del cine y a este subgénero.

Con un guión elaborado por el colaborador habitual en el inicio de la carrera de los Hermanos MarxMorrie Ryskind, al alimón con Eric Hatch, autor del libro adaptado, en el que los diálogos chispeantes y precisos y los personajes trabajados son pieza angular, Gregory La Cava construye a través de su económica y elegante dirección un retrato corrosivo de las clases altas de la sociedad estadounidense de la época de la Depresión. Boceto (y nunca mejor dicho ya que este cineasta venía del mundo del dibujo) que encajaba perfectamente con lo que la mayoría de la población quería ver en la pantalla: los ricos son frívolos y su conducta se guía por parámetros banales y superficiales. Aunque no hay que llevarse a engaño, la película, lejos de ser una agria crítica social, es un apunte en el que los pobres son nobles y honestos y la clase acomodada queda fotografiada como alocada.

Al Servicio de las Damas es prototipo de comedia elegante con muchos de los ingredientes que condimentan el plato de las "screwball" tan en boga en aquellos años pues no en vano son un perfecto espectáculo escapista, ideal para sobrellevar los efectos de la aún vigente Gran Depresión y facilitado por la irrupción del sonido: uno de los pilares fundamentales del subgénero es el diálogo frenético, preciso y sarcástico, trufado de doble sentido, además de destacar, entre otros, el ritmo ágil en el que se producen las situaciones más inusuales, las confusiones de identidad, la crítica hacia las clases altas ribeteada de sátira y comentario social y el punto de vista desde el que se enmarcan las relaciones entre los sexos presentándolas como disputas abiertas ("La Guerra de los Sexos"). Todo esto se jalona en el caso del film de La Cava con un sobrio cuidado en el decorado (Clásico y Art Decó) y el vestuario y por unas notables interpretaciones del conjunto del reparto (excelente Powell, uno de los actores más elegantes y uno de los grandes del Cine) ...aspectos que conforman una pequeña joya en forma de película elegante, amena y divertida. Quizás pierda efectividad la propuesta hacia la segunda mitad del film al abandonar su tono mordaz y transitar por la senda de la comedia romántica y ofrecer una resolución un tanto decepcionante pero aún así garantiza entretenimiento y obliga a la reflexión observando la frivolidad con la que las hermanas Bullock buscan su "trofeo" en el vertedero de la ciudad al principio de la obra ...probablemente equiparable a nuestra conducta indiferente al ver a alguien durmiendo en un banco de cualquier parque público.

16/9/10

El Tesoro de Sierra Madre



The Treasure of Sierra MadreJohn Huston, 1948, EEUU, Humphrey BogartTim HoltWalter Huston.

El universo de John Huston luce en todo su esplendor ya en su segundo filme (si exceptúamos los que rodó durante la II Guerra Mundial) pues en esta fábula moral disfrazada de aventura observamos un cuidado guión elaborado por él mismo, el abrumador peso del destino y la fatalidad en el desenlace, un estudio psicológico concienzudo de los personajes que permite la lógica evolución y actuación de los mismos y una atmósfera plena de realismo naturalista merced a su decisión de rodar casi toda la película en exteriores salvo las escenas nocturnas (decisión a la que en un principio se opuso el jefe del estudio Jack Warner) y a su modo de filmar intuitivo, el cual demuestra su capacidad de observación de la vida cotidiana. Y, todo ello, sin olvidar su maestría para tratar temas relacionados con el ser humano y su habilidad para adaptar novelas (en este caso la homónima del misterioso B.Traven), libros que aún abren más el campo del análisis de las conductas y/o emociones humanas.

Historia aparentemente llana y con un ritmo atípico en la que se expone sin concesiones la degradación y desintegración moral del personaje encarnado por Bogart (en, para muchos, su mejor papel), relato que nos deja momentos excelsos en los que queda retratada la ambición y la avaricia de los seres humanos: inolvidable la irrupción del cuarto hombre (Bruce Bennett) y el dilema moral que obliga a confrontar por los tres protagonistas principales o la escena en la que Curtin (un eficaz Tim Holt) duda sobre qué hacer cuando se desploma la mina en la que se encuentra Dobbs, así como también la del lagarto que se esconde bajo la roca, botones de muestra de la fuerza y crudeza del filme.

La parábola que podemos hacer entre lo narrado por Huston y la época actual dominada por la actitud de poseer bienes materiales (y consumir) ejemplificada en las intenciones de cómo gastar el oro que cuenta Dobbs se cierra con una conclusión lógica según la psicología de cada personaje y, al igual que en la posterior La Jungla de Asfalto, marcada por el destino: Dobbs quien al principio de la historia no duda en compartir el premio de la lotería como inversión regalada para su compañero de aventuras sufre una paulatina transformación en la que la desconfianza y la codicia le van dominando y Curtin y Howard, por su parte, funcionan como contrapuntos al personaje-eje del relato pero con unos rasgos específicos y claramente delimitados: el joven honesto y con principios que lucha por conservar en el medio hostil en el que tiene que desenvolverse (tanto humano -con las actitudes de Dobbs- como natural -la montaña-) y el experto buscador de oro que ya ha vivido situaciones similares y, por consiguiente, tiene mayor capacidad de aceptación o adaptación a los hechos.

Como curiosidad destaca, entre otras, el cameo del director al principio de la historia y la consecución del Oscar por Walter Huston, única vez que padre e hijo obtuvieron el galardón por la misma película (John ganó en el apartado de Director y Guión). John Huston años más tarde también dirigió a su hija Angelica cuando ésta cosechó la estatuilla por El Honor de Los Prizzi, siendo la única familia con tres generaciones consecutivas venciendo en alguna categoría de lo célebres premios y convirtiéndose el director en el único que ha conseguido dirigir a padre e hija en papeles que les han llevado a obtener un Oscar.

8/9/10

Mi Tío



Mon Oncle,Jacques Tati,1958,Francia,Jacques Tati,Jean-Pierre Zola,Adrienne Servantie.

Sátira social que se erige en monumento a su adorado cine mudo,Mi Tío pasa por ser la, probablemente,película más conocida de Tati y la más laureada seguro:Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa,Premio Especial del Jurado en Cannes y de la Crítica de Nueva York.Sin duda todo ello demuestra el tremendo impacto comercial del film y hace justicia a la obra de uno de esos genios perfeccionistas que ha dado el cine,autor de obligado visionado para todo aquél que dice gustarle el cine.

Con este filme Tati retoma su alter ego de Monsieur Hulot cinco años después de su primera aparición(Las Vacaciones del Sr.Hulot)y profundiza en su visión de la sociedad y en el despliegue de su técnica cinematográfica:milimétrica,estudiada y con gran atención al detalle;un cine personalísimo,creativo y original que no puede dejar indiferente y que lleva ímplicita una profunda reflexión promovida por un observador privilegiado.En el catálogo Tati juega un papel primordial el uso del sonido:la banda sonora de Frank Barcellini y Alain Romans plenamente funcional e internalizada en la historia(aunque un pelín circense)tiene un rol capital en la exposición y diferenciación de escenarios pero no sólo es fundamental la música sino también los innumerables efectos sonoros que identifican lugares y caracterizan a los personajes siendo el diálogo contingente y secundario,un murmullo de fondo en lo que se cimenta como obra cuasi muda entroncando con los orígenes de mimo en el vodevil de Tati y en la continuación de la tradición "slapstick" de Keaton o Lloyd.Todo un atrevimiento formal para la época y una manera de concebir el cine única.La exuberante utilización del sonido en aras de lo narrado se complementa con tomas largas en las que se pintan auténticos frescos poblados de personajes con entidad propia y en los que coexisten multitud de historias.

Todo en Tati está calculado,quizá por ello tardara tanto en realizar sus proyectos(media docena de largos,algún corto e incursiones en la TV),su obsesión perfeccionista y su profusión de detalles hace imposible comentar su obra sin dejarse nada en el tintero pero aquello que dejó claro fue su visión sobre los efectos de la sociedad de consumo y mecanizada,mirada sobre el mundo patente en Mi Tío,posición que recoge el testigo de Chaplin y su Tiempos Modernos o de Clair con ¡Viva La Libertad!:la riqueza de su técnica nos hace reflexionar con una sonrisa sostenida sobre la deshumanización y la despersonalización del ser humano en una sociedad dominada por el consumo que considera la posesión de bienes materiales la panacea con la que alcanzar la felicidad,sacrificando la comunicación entre personas y las relaciones interpersonales.

Estamos ante un film que nos presenta dos mundos contrapuestos:el viejo y el nuevo,por una parte,el desordenado que vive un Hulot sin posesiones(si exceptúamos su bicicleta)en su finca destartalada situada en un barrio poblado de la más variopinta gente y repleto de comercios y cuyos mimbres son las relaciones comunitarias,en él impera la comunicación y el sentirse vivo y,por la otra,aquél en el que se desarrolla la vida de los Arpel,mediatizado por las apariencias,los artilugios tecnológicos y dominado por lo esteta y superficial confiriéndole al conjunto un tono frío e impersonal,aséptico e incómodo...parece ser que elegimos hace mucho el modo en el que queremos desarrollar nuestra existencia.Diríase que,según Tati,nos sentimos complacidos en seguir las líneas,flechas y marcas en la calzada que nos llevan a nuestro sitio en el aparcamiento,lugar perfectamente delimitado y que nos corresponde aunque los niños y los animales representan la esperanza con su libertad respecto a las convenciones/constricciones de la sociedad.

Película de una sublime puesta en escena que desarrolla los medios narrativos del medio de manera magistral:encuadres,sonido y color y que encierra una reflexión vigente hoy en día.No hay lugar a la duda,Tati detrás de una propuesta de tono amable e irónico nos dirige a una posición incómoda en la que tenemos que razonar y decidir.Puede que la resolución de algunos gags alargados en exceso o el ritmo hagan difícil el visionado del filme para algunos pero Mi Tío es una elección inmejorable para acercarse a la escueta pero importante filmografía de uno de los autores cinematográficos más originales de todos los tiempos.